El Prosumidor – Nudo. Soñando con la libertad…

Publicado: octubre 15, 2008 en comentarios varios
Etiquetas:

 

Las semanas siguientes, las palabras de Jon Mikel Euba no dejaron de retumbarme en la cabeza. Por aquella época estaba haciendo una estructuración, a partir de una recopilación previa, de trabajos (conceptos, modelos, herramientas, casos) relacionados con la innovación abierta. Coincidieron también por aquellas fechas las vacaciones de agosto. En ellas pude disfrutar de la lectura del reciente libro de Nordström y Ridderstrale “Funky Business Forever”. Una de las principales conclusiones del libro era la necesidad abrirse camino en esta sociedad del exceso, buscar nuestros propios 15 minutos de fama en el capitalismo, a través de poner la imaginación al servicio de la ética-estética-emoción, enfocándose en una tribu y globalizándose.

 

A los pocos días de terminar el libro me vino una idea a la cabeza: Una aplicación para el teléfono móvil que permitiera conectar físicamente, a lo largo y ancho del planeta, a personas con otros miembros afines de su “tribu”. La aplicación se llamaría Utribe y se descargaría en un espacio web asociado que se llamaría UrbanTribes (tipo social networking – MySpace, Facebook, hi5, Friendster, LinkedIn, Orkut, Xanga, Bebo, Imeem, Twitter, Mixi, Cyworld, QQ, etc…). En UrbanTribes se ofrecerían, para cada una de las tribus registradas, diferentes espacios para sus usuarios – foros, chats, el rincón de las fotos, una sección de libros-pelis-música recomendadas, incluso tiendas online de sus miembros. En definitiva, todo lo necesario para colmar las inquietudes éticas, estéticas, y emocionales, de los miembros con el perfil asociado a una tribu. La aplicación Utribe funcionaría de la siguiente forma. Una vez descargada la aplicación, bien de forma gratuita, o bien mediante el envío de un SMS al 77xx, ésta podría encenderse y apagarse a voluntad. Caso de estar encendida, la antena de telefonía que diera cobertura al móvil detectaría el perfil de quienes tuvieran activado Utribe. Según el perfil de cada uno, mandaría mensajes SMS a los móviles con Utribe activado, indicando cuantas personas (nicknames) alrededor suyo tenían un perfil de contacto coincidente. Si la persona nicknameX quisiera contactar con la persona nicknameY, el demandante mandaría un SMS de solicitud de contacto. La antena se lo indicaría al demandado (nicknameY) a través de un mensaje, y si éste quisiera tener dicho contacto aceptaría la solicitud. Dando Utribe la posibilidad de funcionar con números codificados hasta que ambas personas decidieran activar sus números reales.

 

En aquel momento esta idea me pareció una buena combinación de los requisitos que Nordström y Ridderstrale identificaban como necesarios (aunque no suficientes) para tener un producto de éxito. Incluso pensé que quizá podía tener entre manos el pasaporte a la libertad. Fuera a la tiranía del despertador. No más relojes diciéndome qué debía hacer en cada momento. Pero un runrún me empezó a sonar en la cabeza a los pocos minutos de que la idea hubiera cogido forma. Fijo, que alguien ya lo tiene hecho!. A buscar. Entré en la red y la recorrí. Y así es como llegué a la web iPhone de Apple. En concreto, a la sección de aplicaciones tipo social networking. Pues sí, sí… vaya!, vaya!, vaya!. De las 123 aplicaciones existente, había 1 que hacía lo que yo tenía pensado desarrollar. Mi gozo en un pozo. Borrón y cuenta nueva. A comprar pilas no se pare el despertador.

 

Eduardo Castellano

Anuncios
comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s